Cómo acabar con el engagement en las redes sociales

engagement-redes-sociales

engagement-redes-sociales

 

Está claro que lo que menos nos interesa cuando utilizamos cualquier red social es, sobre todo, acabar con el ‘engagement’. Ese bonito ‘palabro’ que parece ser la madre del cordero en todo este mundo de las relaciones sociales basadas en la tecnología y bla, bla, bla…

No es fácil conseguir que nuestro seguidores se rinden a nuestros pies cuando subimos un tuit, cuando actualizamos nuestro blog o cuando ponemos algo en nuestro muro o en nuestra página de Facebook. Tenemos tanto contra lo que competir que a veces parece imposible que nuestro mensaje pueda llegar a alguien. Y eso, a pesar de que cada vez estamos más conectados.

Hoy, sin embargo, no os vamos a dar ideas acerca de cómo generar ese ‘engagement’ del que hemos hablado sino… más bien de todo lo contrario: cómo acabar con él. Está claro que no es precisamente lo que nos interesa… pero hay que tenerlo en cuenta para evitar que la se produzca un descenso en el interés y el alcance de nuestra publicaciones.

Allá vamos.

  1. Comprar seguidores: sí. Aunque parezca mentira hay gente que sigue haciéndolo. ¿Para qué? ¿Por qué? Olvídate de ello. No sirve de nada y tus perfiles lo van a notar. Las redes sociales no son tontas, como la Policía, y se darán cuenta. Y tus seguidores también. Destierra ya mismo ese pensamiento.
  2. Programar todas las publicaciones: es absurdo y ridículo. La espontaneidad es algo que también favorece a las relaciones sociales. ¿O a ti te gustaría tener una pareja que hiciera en todo momento lo mismo, como si fuera un robot? No, ¿verdad? Pues en las redes sociales… tres cuartos de lo mismo.
  3. Busca cantidad… millones de ‘followers’: íbamos a poneros un ejemplo subido de tono pero os podéis imaginar por dónde vamos así que no hace falta que insistamos. Sí, aquí también importa más la calidad que la cantidad.
  4. Utilizar tus perfiles como una valla publicitaria: serás el pesado que sólo habla de sí mismo; ‘yo he venido a hablar de mi libro’.
  5. No interactuar con tu comunidad: no seas necio. Piensa que la sabiduría está en las conversaciones. Si te apetece predicar en el desierto y ser tú el único que lance mensajes… allá tú. Pero ya sabes a lo que arriesgas.

Si te gusta, comparte

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA *